Mujer mata a sus hijos

Mujer que mató a sus hijos porque creía que eran zombies fue condenada a cadena perpetua en EEUU.

Una mujer de 50 años identificada como Lori Vallow Daybell fue condenada el lunes a prisión perpetua en Estados Unidos, por los asesinatos de sus dos hijos menores y una mujer a la que veía como una competencia romántica, en un caso que incluía afirmaciones extrañas de que su hijo e hija eran zombis y que ella era una diosa encargada de marcar el comienzo de un apocalipsis. Vallow Daybell fue declarada culpable en mayo de asesinar a sus dos hijos menores, Joshua ‘JJ’ Vallow, de 7 años, y Tylee Ryan, de 16, y de conspirar para matar a Tammy Daybell, ex esposa de su quinto marido, identificado como Chad Daybell, quien está a la espera de juicio por los mismos cargos de homicidio.

El proceso contra la mujer se llevó a cabo en el juzgado del condado de Fremont en St. Anthony, estado de Idaho. Ahí, el magistrado Steven W. Boyce aseguró que la búsqueda de los niños desaparecidos, el descubrimiento de sus cuerpos y las fotos de evidencia mostradas en el tribunal dejaron conmocionados a las fuerzas del orden público y al jurado, y que nunca podrá para sacar de su cabeza las imágenes de los niños asesinados.

Un padre que mata a sus propios hijos «es realmente lo más impactante que puedo imaginar», señaló el juez. Según Boyce, Vallow Daybell justificó los asesinatos al «caer en una extraña madriguera de conejo religioso, y claramente todavía estás ahí». En esa línea, afirmó que no entiende que la acusada no tenga «ningún remordimiento por el esfuerzo y el dolor que causó». El juez explicó que la mujer cumplirá tres cadenas perpetuas, una tras otras. Vallow Daybell, por su parte, enfrenta otros dos casos en Arizona: uno por conspirar con su hermano para matar a su cuarto marido, Charles Vallow -asesinado a tiros en 2019-, y otro por conspirar para matar al ex marido de su sobrina, quien sobrevivió. «Sabía lo que estaba bien y lo que estaba mal» Vallow Daybell fue internada varias veces para recibir tratamiento psiquiátrico; pero el fiscal del caso, Rob Wood, afirmó que no hay evidencia de que sus crímenes se hayan visto afectados por su «supuesta enfermedad mental», que incluye un diagnóstico de un trastorno delirante con contenido extraño e hiperreligiosidad, así como un trastorno de personalidad con características narcisistas, según el informe médico entregado al tribunal. «La evidencia de que ella sabía lo que estaba bien y lo que estaba mal es abrumadora», afirmó Wood, señalando el testimonio de varias personas que dijeron que les mintió sobre las muertes.

En julio de 2019, el hermano de la acusada, Alex Cox, disparó y mató a su ex esposo, Charles Vallow, en una casa de los suburbios de Phoenix. Cox le dijo a la policía que actuó en defensa propia. Nunca fue acusado y luego murió por causas naturales. Vallow Daybell ya estaba entonces en una relación con Chad Daybell, un escritor de ficción centrada en el fin del mundo, basada libremente en las enseñanzas mormonas. Se mudó a Idaho con sus hijos y su hermano para estar más cerca de él. Los niños fueron vistos con vida por última vez en septiembre de 2019. Unas semanas después, Tammy Daybell fue asesinada. Chad Daybell y Lori Vallow se casaron solo dos semanas después de la muerte de la ex esposa del primero en noviembre de 2019. Los cuerpos de los niños fueron encontrados enterrados en el patio de Chad Daybell el verano siguiente. En el juicio, el abogado defensor de la mujer, Jim Archibald, argumentó que no hay pruebas que vinculen a su clienta con los asesinatos, pero sí demuestran que ella era una madre cariñosa y protectora cuya vida dio un giro brusco cuando conoció a Chad Daybell y se enamoró de su «extraño» culto religioso apocalíptico. En esa línea, sugirió que el escritor y Alex Cox eran los responsables de las muertes. Así, según el relato del abogado, Chad Daybell le dijo a su pareja que habían estado casados en varias vidas anteriores y que ella era una «diosa sexual» que se suponía lo ayudaría a salvar el mundo reuniendo a 144.000 seguidores para que Jesús pudiera regresa. La ex amiga de Vallow Daybell, Melanie Gibb, testificó durante el juicio que la acusada creía que las personas en su vida habían sido tomadas por espíritus malignos y convertidas en «zombies», incluidos sus hijos JJ y Tylee. Curioso relato Antes de dictar la sentencia, el juez Boyce dio la palabra a VAllow Daybell, quien citó versículos de la Biblia sobre cómo las personas no deben juzgarse entre sí. «Lloro con todos ustedes que lloran a mis hijos y a Tammy», dijo entre lágrimas y llamando a esta última su «amiga eterna». «Jesucristo sabe que nadie fue asesinado en este caso», afirmó. «Las muertes accidentales ocurren. Los suicidios suceden. Los efectos secundarios fatales de la medicación ocurren». También aseguró que los espíritus de las tres víctimas la visitan regularmente, y que los niños le habían dicho que «dejara de preocuparse» porque «no hizo nada malo». «Gracias a estas comunicaciones, sé con certeza que mis hijos están felices y ocupados en el mundo de los espíritus», dijo Vallow Daybell, quien recalcó que Tammy Daybell, «también está muy feliz y extremadamente ocupada».

Print Friendly, PDF & Email