FotoJet-26

El suicidio de Malena: argentina violada a los 13 años no soportó ver a su agresor en libertad

El acusado del vejamen contra ella y otra joven, fue puesto en libertad. Se hizo un cambio de sexo. El entorno del agresor acosaba a Malena, constantemente.

En Resistencia, la capital de la provincia de Chaco, lloran la muerte de Malena Pierina. Su suicidio es el fin de un prolongado sufrimiento, tras el abuso sexual de un hombre que fue dejado en libertad, pese a sus antecedentes.

La madre de la joven, quien con terapia trató de superar lo ocurrido, fue quien se llevó el más duro golpe al encontrar a su hija sin vida.

Malena Pierina Pelozo es llorada por una que la acompañó en los momentos más oscuros, los cuales fueron empeorando al conocer que su victimario quedó libre. El sistema volvió a fallar no sólo contra ella, sino contra otra joven que vivió el mismo vejamen perpetrado por dicho sujeto.

El caso está siendo juzgado, ahora, por la sociedad argentina, que no puede creer el desenlace del caso, en favor de la parte acusada, no de la víctima.

Malena: la joven abusada a los 13 años

Siete años atrás, una niña de 13 años vivió una traumatizante experiencia que la marcaría por el resto de sus días. Un hombre, identificado como Sergio Alila, la abusó sexualmente según consta en la denuncia hecha tiempo después por la víctima, Malena Pierina.

Pasaron los años y el sujeto lograba burlar a la justicia. Los hechos fueron publicados en medios como TN y La Voz de Argentina, que informaron del caso en días recientes.

Alila, en 2020, se jactaba en Instagram (vía lives) de burlar a la justicia, tras ser acusado por la joven.

“Nunca en la p… vida van a encontrar una p… prueba. ¿Saben por qué? Porque yo hice todo muy bien, todo lo que hice, lo hice siempre muy bien”, consignó la cita de Alila, el Noticiero 9, de Chaco.

No obstante, su arrogante confesión lo sentó en el banquillo de los acusados. En un primer juicio, fue sentenciado a 4 años de prisión por abuso sexual contra una joven y, en otro de tipo abreviado, por el de otra menor de 13 años: era Malena, quien fue víctima del hecho en 2016.

Se suponía que era el principio del fin de la vida en libertad para un sujeto que causó vejámenes contra dos adolescentes. El trágico final, sin embargo, era para a una de ellas.

El suicidio de Malena: sufrió acoso de entorno de su agresor, puesto en libertad

Por si fuera poco, el abuso sufrido, que Malena trató de superar con tratamiento psiquiátrico, durante años, las denuncias contra el acoso del entorno de su victimario no la dejaban salir a flote.

Su madre, quien la acompañó en todo el proceso, habló al respecto con los medios argentinos. Su dolor no le permitió quedarse en silencio en busca de justicia.

Y es que, desde diciembre del año pasado, Sergio Alila recibió medidas sustitutivas al arresto. Es decir, prisión domiciliaria, sin que esté claro el criterio otorgado por la justicia chaqueña, ya que también tenía una condena por lavado de dinero.

El impacto mayor para Malena Pierina, llegó cuando le otorgaron a Alila la libertad condicional el primer trimestre de este año. Fue entonces que la joven se vino abajo, anímicamente, según los datos en la prensa trasandina.

El pasado lunes 5 de mayo, el cuerpo de la joven de 20 años fue encontrado sin vida. Su madre fue quien hizo el hallazgo, confirmando que la causa de muerte fue suicidio, debido a que la joven no soportó ver a Alila libre, a pesar del daño causado.

De sergio Alila a Arielita

Los medios argentinos han publicado que la jueza Natalia Fernández Floriani, fue quien condenó a Sergio Alila a 4 años de prisión. Sin embargo, no está claro quién y con qué criterio fue saliendo de a poco de la prisión.

Lo que sí se supo es que el condenado inició un proceso de cambio de sexo al recuperar la libertad, pese a que debía guardar arresto en su domicilio.

De Sergio, pasó a hacer llamado “Arielita”, por lo que su caso tomó mayor notoriedad, sobre todo cuando el suicidio de Malena Pierina se atribuyó a los efectos psicológicos que le causó el abuso sexual.

En redes sociales, los que conocen al victimario informaron que recientemente se dedicaba a conducir Uber en la ciudad de Resistencia.

La funa en su contra no se hizo esperar, ante la indignación que generó el trágico fin de Malena y la forma en que su agresor, además del de otra menor de edad (cuando ocurrieron los hechos), se movía con total libertad.

“Tarde o temprano se te va a venir todo el peso encima”, le escribió una usuaria de redes sociales a Alila. La indignación es total contra su persona, dada las circunstancias de muerte de una de sus víctimas.

Print Friendly, PDF & Email