f960x540-463813_537888_0

Mujer adulto mayor, pensó que su celular no servía y lo lleva a reparar; en realidad sus hijos no llamaban

La mujer acudió desesperada y en medio de las lágrimas ante un técnico para que reparara su celular, pues por más de un año no había recibido una llamada o mensaje de sus hijos

En redes sociales se han viralizado diversas historias contadas por técnicos que se dedican a reparar teléfonos móviles; desde aquellas que develan algún fallo en algún celular de renombre hasta algunas que desenmascaran la doble vida de los clientes.

Sin embargo, en las últimas horas se ha vuelto viral una historia que ha sido retomada por distintos medios internacionales y que vivió un técnico que se dedica a arreglar celulares en la llamada Plaza de la Tecnología en Ciudad de México, misma que nos muestra, una vez más, el abandono en el que viven algunas personas de la tercera edad.

Según esta persona, hace tiempo recurrió a sus servicios una anciana de 65 años llamada Aurora Hernández, quien preocupada le pidió a un locatario de esta plaza que le ayudara a reparar su teléfono celular. Al cuestionarle qué falla tenía su aparato, ella respondió lo siguiente: “Es que llevo un año, o más, que mis hijos no me contestan ni me escriben. El móvil no funciona.

Sin embargo, un técnico descubrió que el celular sí funcionaba, el problema era que la familia de la adulta mayor no se quería comunicar con ella.

El video del triste momento ya se viralizó en redes sociales conmoviendo a miles, pues la mujer llegó a las lágrimas por lo ocurrido.

“Tengo más de un año que mis hijos no me contestan, y yo digo: ‘¿qué pasa?’ Pues el celular es el que no sirve. ¿Cómo no me van a hablar mis hijos?”, le dice Aurora al técnico.

En el primer local al que acudió la mujer un hombre le dijo que le cobraría mil quinientos pesos para reparar el celular, pero ella expresó que no contaba con tal cantidad. Otro técnico que observaba lo ocurrido le dijo a la abuelita que él podría ayudarla.

“Fui con ese muchacho y me cobra un montón de dinero. Yo lo que quiero es hablarle a mis hijos nomás”, expresó Aurora entre lágrimas.

“Yo se lo reparo”, dice el técnico quien ya había descubierto que el celular funcionaba a la perfección. Le pide a la mujer que vuelva después, mientras él aprovecha para llamar a los hijos de la abuelita.

“Yo trabajo en la Plaza de la Tecnología, me trajo un celular a arreglar que porque no funciona. Lo único que quiere es hablar con ustedes. No sé si puedan hacerle ese milagro”, expresa el joven.

Días después la mujer vuelve al local y va acompañada de su hijo, a quien el técnico llamó anteriormente.

Sin sospechar nada, la abuelita recibe su celular de vuelta, mientras que el trabajador decidió no revelar que el celular funcionaba para no provocarle tristeza a la mujer, pues finalmente estaba con su hijo.

Aunque se desconoce el lugar exacto de donde ocurrieron los hechos, el caso ha conmovido a más de una persona quienes se han preguntado “¿Quién olvidaría así a su madre?”

Esta conmovedora historia fue retomada por una persona que creó un video con una recreación de la misma.

Print Friendly, PDF & Email